Liberamos a Tijuana de la segunda deuda más grande contraída por un Ayuntamiento | Arturo González Cruz